Cualquier bienpensante ciudadan@ que se esfuerza en separar los residuos domésticos como acto de responsabilidad, actúa movid@ por la idea de que con este pequeño gesto, el de meter cada residuo en su correspondiente contenedor, está compensando y dando solución a la enorme generación de residuos que el modo de vida consumista y depredador de recursos produce.
 

Se encuentra en información pública el anteproyecto de Ley de Aguas de Castilla-La Mancha. Un documento de 104 páginas que sólo dedica un artículo, el 106, y apenas diez líneas, a citar de pasada la necesidad de proteger la calidad de las aguas de abastecimiento. Los graves problemas de sobreexplotación cuantitativa de aguas subterráneas y superficiales, ni se mencionan.

Ecologistas en Acción ha presentado ante la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha sus alegaciones al anteproyecto de Ley de Aguas de Castilla – La Mancha. Un texto que para la organización tiene múltiples carencias y que queda lejos de atender el derecho universal al agua potable y las exigencias medioambientales. Pero que en un contexto generalizado de cambio climático y emergencia ecológica puede y debe abordarse con ambición.