Imagen de Hans en Pixabay

Vertederos y "puntos sucios".

Desde ACEM Ecologistas en Acción de la Manchuela venimos denunciando desde hace varios años la muy deficiente aplicación de la legislación en materia de residuos en la provincia de Cuenca, con la agravante de la comparativa con otras provincias, como Albacete, donde esta problemática se resolvió correctamente hace muchos años. La situación a día de hoy sigue siendo muy mejorable con unas administraciones locales, Diputación, y Consejería de Desarrollo Sostenible que arrastran los pies a la hora de cumplir la normativa vigente, dándose lamentables ejemplos de absoluta dejadez en algunos municipios, en los que todavía se encuentran en uso vertederos, y/o en los que los puntos limpios, por no estar atendidos ni la población informada, se convierten en vertederos, mereciendo la denominación más realista de "puntos sucios".

La inación de las entidades locales y la Diputación de Cuenca, que debieran gestionar de forma solidaria dichos puntos sucios es evidente y lamentable, y, ante esta dejadez, la Consejería de desarrollo sostenible, que es la garante de la aplicación de las leyes de residuos, mira hacia otro lado o impone ridículas sanciones, de cuantías tan insignificantes, que lejos de desincentivar las infracciones las alientan, puesto que sale rentable seguir incumpliendo las leyes.
Ante esta situación, venimos denunciando a varios ayuntamientos de la zona sur de Cuenca, vista la dejadez de la Administración Autonómica, denuncias con las que se ha conseguido que se clausuren algunos vertederos municipales. Volvemos a denunciar esta aberrante dejadez, y urgimos a las administraciones competentes a que de una vez por todas se solucione esta ilegalidad, se atiendan los puntos limpios por personal cualificado, se informe a la población de cómo y dónde tiene que depositar los residuos, se efectúe una recogida regular y suficiente y una supervisión del cumplimiento de las leyes, se clausuren y restauren ambientalmente los vertederos, así como la imposición de multas de cuantías suficientes para desincentivar la existencia de vertederos y "puntos sucios".