Sangre, muerte y poder

...Paco el Bajo, arrodillado, nariz al suelo, hace de perro al señorito...

 

Esta es una de las imágenes que con más fuerza y plasticidad ilustra una dimensión de este "noble deporte" que se suele soslayar, la de la ostentación de poder qué significa. 

Asesinato cruel de inocentes seres por mero placer, no es está sin embargo su única violencia, subyace, desde la noche de los tiempos su faceta de aquelarre machista y rancio del poder establecido. Es en estas bacanales de sangre, alcohol, pólvora, cocaína y prostitución donde las élites económicas compadrean y "afinan" sus asuntos junto con las élites militares judiciales y políticas convenientemente agasajadas en estos saraos. 

Son de sobra conocidas, por estas tierras de señoritos y cotos, historias de las correrías de "eméritos personajes" invitados a algunas de estas fincas, ya que, a los señoritos, como en los Santos Inocentes, hay que servirles. Alguien les prepara la comida. alguien lleva los perros, alguien consigue las prostitutas, ...

Es esta función de club de élite la que mantiene los privilegios del sector de la caza, cumplen una función similar a la de los clubs de golf, asegurar que el círculo en el que se entrelazan los poderes fácticos continúe teniendo sus espacios de socialización apartados del vulgo y del escrutinio público. 

Este modelo de escopeta y naftalina es el que defiende con uñas y dientes la administración de Castilla-La Mancha, para regocijo de los cuatro señoritos de siempre y de sus secuaces rurales, que esperan las migajas que caen de sus fastuosas mesas. 

... Azarias, en un acto de justicia popular, ascendiendo al señorito al puesto del cimbel... 

Tags: