¿Moratoria? 13440 lechones en Cardenete

La desconfianza que generaba la moratoria, anunciada el pasado diciembre a bombo y platillo, se confirma en casos como el de Cardenete.

Desde ACEM-Ecologistas en Acción de la Manchuela, hemos preesentado alegaciones al proyecto de una explotación para 13.440 lechones en Cardenete. Queremos destacar los siguientes puntos que, a nuestro juicio, son una constante en este tipo de proyectos.

Estas explotaciones agotan los recursos.

La zona se encuentra saturada de este tipo de instalaciones de ganadería industrial. Existen 5 en un radio inferior a 6 km, con una capacidad actual para 21.400 cerdos que se están abasteciendo del acuífero de la zona. Una nueva explotación, y esta con capacidad para 13.000 lechones, podría poner en peligro el suficiente abastecimiento humano, habida cuenta que en la localidad de Cardenete ya se ha pasado por experiencias de restricciones de agua en veranos secos.

El expediente, por el que se solicita la explotación, está plagado de irregularidades, cualquiera de ellas por separado sería suficiente para denegarlo.

El abastecimiento de agua potable se hará, en teoría, desde el sondeo existente en la propia finca. Las necesidades estimadas para la explotación son de 24.595 m3 al año, pero en ningún punto aparece la capacidad de extracción del sondeo ni de si esta será suficiente. Además, aparece un justificante de presentación de una solicitud para aprovechamiento de aguas subterráneas a la Confederación Hidrográfica del Júcar, pero no aparece dicha concesión. Su no existencia hace inaceptable este estudio de Impacto Ambiental.

No aparece la concesión del certificado de compatibilidad urbanística, lo que invalida el Estudio de Impacto Ambiental.

Algunas de las parcelas presentadas para echar los purines son también usadas en la explotación de Yemeda, lo cual es motivo para la denegación.

No es cierto que fijen población.

Al contrario, desde la instalación de la primera explotación de porcino en 2016 al día de hoy, Cardenete ha reducido su población, de 517 a 488 habitantes.

Resumiendo, tenemos razones de peso para pedir la denegación de este proyecto que, como toda la ganadería industrial, agota los recursos, está plagada de irregularidades y expulsa población del ya despoblado mundo rural.

Enlace de interés:
Alegaciones a este proyecto.

Artículos relacionados:

Yemeda, otra razón más contra la ganadería industrial.

Ya sin agua, beban purines.