Como decía la señora Nati de Cantoblanco (Balsa de Ves), cuando en 2010 me mostraba los pequeños espacios del agua secos y abandonados de su pueblo: “Tanto adelanto y todo está perdido” (Extracto del prólogo, Goyo López Sanz).